Sin corona

La crisis que está generando el Corona virus diluyó las buenas perspectivas que tenía el contexto internacional para este año. Es un evento inesperado y como tal, incierto. Aunque todo indica que el impacto es transitorio, el virus se extiende de China al mundo a gran velocidad y el impacto en la economía global no se hará esperar, sólo habrá que estimar la profundidad y la duración del mismo. Es una mala noticia para Argentina, pues limita la expansión de las exportaciones y al crecimiento en general.

Un recreo para deuda. Para el lector desprevenido, no se altere: sabemos que iniciamos un mes clave para la deuda argentina dado que se vienen casi $200.000 M de vencimientos de deuda en pesos con totalmente incierto, con el fantasma de default muy presente. Pero mientras esperamos los resultados de las licitaciones de letras en pesos y lo que define el gobierno (y el BCRA) entre pagar, reperfilar, defaultear, nos proponemos analizar el contexto global que tendrá que atravesar argentina al menos en los próximos meses. El corona virus, es un factor de riesgo para la economía global, con efectos transitorios aunque con impacto incierto.

El mundo que esperábamos hace un mes era favorable. El combo de política monetaria laxa de los principales bancos centrales (en especial la FED) y el principio de acuerdo entre Estados Unidos y China por sus disputas comerciales, proyectaban una aceleración del PBI global. Concretamente, en 2019 se la economía global creció 2.9% i.a., 0.7 pp menos que en 2018, siendo el peor desempeño desde la crisis financiera de 2008/09, en tanto que el menor dinamismo se reflejó tanto en las economías desarrolladas (de 2.2% en 2018 a 1.7%) como en las emergentes (de 4.5% a 3.7%). En este contexto, y con la inflación controlada, los principales bancos centrales volvieron a las políticas monetarias más laxas, bajando tasas de interés y expandiendo sus balances. A su vez, la amenaza de la Trade War entre EEUU y China que sucumbió la economía global en los últimos dos años comenzaba a salir de escena dado el acuerdo alcanzado dándole paso a la Fase I del tratado. Así, con estas condiciones las perspectivas para el PBI apuntaban a una aceleración en 2020 a 3.3% principalmente explicado por las economías emergentes (de 3.7% a 4.4%), siendo la particularidad que no sería por Asia, sino por todos los demás como Latam, Rusia y Europa emergente.

Fuente: Mills Capital, FMI

El corona entra en acción. Empezó el 31 de diciembre de 2019 con casos de neumonía en la ciudad de Wuhan, una ciudad de 11 millones de habitantes, capital de la provincia de Hubei que tiene 60 millones de habitantes, en el centro de China. En poco menos de dos semanas detectaron que se trataba de un nuevo virus Corona (el COViD-19) y ya se había se expandido a todo el país y se registraban casos en otros países de la región, como Japón, Tailandia y Corea. Hacia fin de enero, también se registraban caso aislados en Estados Unidos y en Europa. La dinámica de crecimiento se mostraba muy superior al de otras epidemias como el Sars en 2003 con el agravante que la participación de China en la economía global es mucho mayor, pues en 2003 representaba el 4% del PBI global y en 2019 alcanzó el 17%, mucho mayor es la incidencia en el mercado de commodities. En este contexto, las autoridades Chinas tomaron medidas drásticas, dejando en cuarentena a ciudades enteras, limitando la movilidad laboral y de viajes, lo que demoró el comienzo de la actividad tras las vacaciones por el año nuevo Chino. Así, la segunda economía mundial frenaba su actividad, lo que repercutió en las cadenas globales de suministros, en la demanda de artículos y servicios importados, así como en el turismo internacional y viajes de negocios.

El contagio a los mercados. Pese a los riesgos que esto generaba para la
economía mundial y pese a que los casos seguían en ascenso, en especial fuera de China, el mercado no reaccionó (salvo el petróleo que en enero cayó USD10). Recién en la tercer semana de febrero el índice VIX salió de la “zona de confort” en torno a 15 y saltó a 46 a fin de febrero. El impacto había llegado a los ojos de los inversores y la consecuencia no se hizo esperar: sell off global que se tradujo en el derrumbe del precio del petróleo, fortalecimiento del dólar y los bonos del Tesoro rindiendo 1.2%. La caída en el valor de los activos fue comparable con el que había tenido en la crisis global de 2008.

El contagio en la macro. Como remarcamos más arriba, ante el riesgo de
propagación del virus, la actividad económica en China se frenó, no sólo por el turismo sino que también impactó en la producción industrial. El primer dato en con impacto concreto fue en el PMI (Purchasing Managers’ Index), un indicador basado en encuestas a empresas del sector privado que establece que por encima (debajo) de 50 indica una expansión (contracción) de la producción manufacturera. Si bien el PMI se mantuvo estable desde marzo de 2019 (coincidente con la desaceleración marcada en el PBI global), lo cierto es que febrero el PMI global en general y el de China en particular tuvieron el peor desempeño desde 20019: el global bajó a 47 y el Chino se derrumbó a 35.7. Considerando la expansión del virus a Europa y EE.UU es muy probable que en los próximos meses estará bajo presión.

Fuente: Mills Capital, Bloomberg

¿Nuevo escenario global? Si bien ya se observan signos de moderación en los contagios en China, con este evento, tan inesperado como incierto, las perspectivas para la economía global empiezan a corregirse a la baja (un clásico que de todas las proyecciones, salvo contadas excepciones) y no se descarta una recesión en el primer trimestre. La OCDE se anticipó y corrigió la estimación de crecimiento global 0.5 pp hasta 2.4% siendo China e India los países más afectados con corrección de 0.8 pp y 1.1 pp respectivamente (crecerían 4.9% y 5.1%). Para EE.UU la estimación apunta a 1.9% (-0.1%) y para la Eurozona 0.8% (-0.3%). Si bien parece muy lejano, la buena noticia, es que para 2021 espera que la actividad global recobre dinamismo previendo un alza de 3.3% con China creciendo 6.4% e India al 5.6%.

Fuente: Mills Capital, FMI, OCDE

La excusa perfecta. Pese a los buena performance que mostró la economía
americana en los últimos años, con el desempleo por debajo del 4% y la inflación en 2%, con muy buena dinámica en la creación de empleos, la FED continúa con una política monetaria laxa. Si bien en este escenario de debilidad global el mercado esperaba que la FED continúe bajando la tasa, en un decisión inusual Powell y cia. se adelantaron a todos y redujo la tasa de interés de referencia nuevamente a 1.25%. Es la cuarta baja de tasas desde julio de 2019 cuando estaba en 2.5%. Dentro de este escenario de mayor pesimismo global, es una buena noticia para los emergentes tras una semana de stress.

Fuente: Mills Capital, Federal Reserve

¿Nos impacta? Está claro que hasta que no haga su oferta a los acreedores y defina su plan económico, Argentina hará su propia historia. El contexto global puede ayudar o complicar la dinámica, pero claramente no será determinante salvo que tengamos un shock global (por el momento alejado). Una economía global con perspectivas de crecimiento a la baja no es buena noticia para un país que reniega de hacer reformas estructurales que apunten a mejorar la productividad, pues aunque no quiera, sus exportaciones dependen cada vez mas de los precios de las materias primas y poco importa la dinámica de la economía mundial para aumentar las cantidades. Por caso, pese a la recuperación –gradual y errática- de Brasil, las exportaciones a este destino no levantan y en los primeros dos meses de este año cayeron 16% i.a. La sustentabilidad de la deuda, no sólo dependerá de la quita que pueda lograr el gobierno sino de su verdadera capacidad de aumentar sostenidamente sus exportaciones en un mundo complejo que combina proteccionismo con integración.

Legales

El documento, y la información, las opiniones, las estimaciones y las recomendaciones aquí expresados han sido preparados por Mills Capital Markets S.A. con el fin de proporcionar a sus clientes información general sobre la fecha de emisión del informe y están sujetos a cambios sin previo aviso. Mills Capital Markets S.A. no es responsable de notificar dicho cambio o actualizar los contenidos del presente. El documento y sus contenidos no constituyen una oferta, invitación o solicitud para comprar o suscribir valores u otros instrumentos, o para realizar o deshacer inversiones. Tampoco este documento ni su contenido forman la base para ningún contrato, compromiso o decisión de ningún tipo. Los inversores que tengan acceso al documento deben ser conscientes de que los valores, instrumentos o inversiones a las que se refiere el mismo podrían no ser apropiadas para ellos debido a sus objetivos específicos de inversión, posiciones financieras o perfiles de riesgo. Por consiguiente, los inversores deben tomar sus propias decisiones de inversión considerando estas circunstancias y obtener la asesoría especializada que sea necesaria. El contenido del documento se basa en información pública disponible que ha sido obtenida de fuentes consideradas fidedignas. Sin embargo, esta información no ha sido verificada de manera independiente por Mills Capital Markets S.A., y por lo tanto no existe ninguna garantía, ya sea expresa o implícita, respecto a su precisión, integridad o exactitud. Mills Capital Markets S.A. no asume ninguna responsabilidad por cualquier tipo de pérdidas, directas o indirectas, resultantes del uso de este documento o sus contenidos. Los inversores deben tener en cuenta que el rendimiento previo de valores o instrumentos o los resultados históricos de las inversiones no garantizan el rendimiento a futuro. Los precios de los valores o instrumentos o los resultados de las inversiones pueden fluctuar en contra de los intereses de los inversores. Los inversores deben ser conscientes de que pueden incluso sufrir una pérdida en su inversión. Las transacciones en opciones y valores o valores de alto rendimiento futuro pueden implicar altos riesgos y no son apropiadas para todos los inversores. De hecho, en el caso de algunas inversiones, las pérdidas potenciales pueden exceder el monto de la inversión inicial y, en tales circunstancias, los inversores pueden estar obligados a pagar más dinero para soportar esas pérdidas. Por lo tanto, antes de realizar cualquier transacción con estos instrumentos, los inversores deben conocer cómo funcionan, así como los derechos, responsabilidades y riesgos que implican las mismas y las acciones subyacentes. Los inversores también deben ser
conscientes de que los mercados secundarios para dichos instrumentos pueden ser limitados o incluso no existir. Mills Capital Markets S.A. y/o cualquiera de sus afiliadas, así como sus respectivos directores, ejecutivos y empleados, pueden tener una posición en cualquiera de los valores o instrumentos mencionados, directa o indirectamente, en el documento o en cualquier otro relacionado a este; pueden negociar por su propia cuenta o por cuenta de terceros en dichos valores, proporcionar consultoría u otros servicios al emisor de los valores o a los instrumentos antes mencionados o a las compañías relacionadas con ellos o a sus accionistas, ejecutivos o empleados, o pueden tener intereses o realizar transacciones en esos valores o instrumentos o inversiones relacionadas antes o después de la publicación del informe, en la medida permitida por la ley aplicable. Mills Capital Markets S.A. o cualquiera de sus vendedores, comerciantes y otros profesionales de sus afiliadas pueden proporcionar comentarios o estrategias comerciales o de mercado escritas u orales a sus clientes que reflejen opiniones contrarias a las expresadas en este documento. Además, Mills Capital Markets S.A., o cualquiera de sus empresas comerciales y de inversión propietarias de sus filiales, pueden tomar decisiones de inversión que sean inconsistentes con las recomendaciones expresadas en este documento. Ninguna parte del documento puede (i) copiarse, fotocopiarse o duplicarse de ninguna otra manera o medio (ii) redistribuirse o (iii) citarse sin el consentimiento previo por escrito de Mills Capital Markets S.A. Ninguna parte del informe puede copiarse, transmitirse, distribuirse o suministrarse a ninguna persona o entidad en cualquier país (o personas o entidades del mismo) en el que su distribución esté prohibida por ley. El incumplimiento de estas restricciones puede infringir las leyes de la jurisdicción pertinente.

3 marzo, 2020